El gobierno nacional inauguró la planta tratamiento de agua potable de Chuquiaguillo

Viernes 13 de julio de 2018

(LA PAZ).- Con una inversión de 56 millones de bolivianos provenientes del gobierno nacional, este viernes, el presidente del Estado, Evo Morales Ayma, junto al vicepresidente, Álvaro García Linera, inauguró la planta de tratamiento de agua potable semiautomatizada Chuquiaguillo, ubicada en la zona del mismo nombre, en la parte noreste de la ciudad de La Paz.

Esta nueva planta de agua potable permitirá mejorar y ampliar el servicio de suministro de este líquido elemento para 123.176 habitantes, de 109 urbanizaciones paceñas, las mismas que contarán con el abastecimiento de este servicio de forma constante mediante una red de instalación por la que se podrán tener nuevas conexiones.

Según datos del gerente interventor de la empresa Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento (Epsas), Humberto Claure, informó que esta es la sexta planta de tratamiento de la sede de gobierno, tiene la capacidad de transportar 300 litros de agua por segundo y su principal represa se encuentra en Incachaca, aunque también se suministra de presas menores que están en Estrellani.

Así también, explicó que se opera a través de sensores, bombas y válvulas que son monitoreadas y controladas, además, se cuenta con un moderno sistema de automatización para el control centralizado de todo el proceso de tratamiento del agua y también permite actuar oportunamente ante cualquier contingencia.

En la ocasión, el presidente Morales informó que en esta misma zona también se trabaja en la construcción de otras represas con el fin de garantizar agua potable para toda la ciudad de La Paz, para lo cual se realizan millonarias inversiones.

“Hermanos, de aquí a poco tiempo, no va a faltar agua para el departamento de La Paz, en el campo estamos con los programas Mi agua, Mi riego. Por municipio, para toda Bolivia hemos programado una inversión de tres millones y medio para agua potable, y cinco millones de bolivianos para riego, total para el agua son ocho millones y medio por cada municipio pequeño en toda Bolivia”, destacó el mandatario de Estado.

En este sentido, ponderó que estos programas sirvan como referencia para el ámbito internacional y que existan organismos internacionales que analizan aplicarlos en otros países, porque permitieron mejorar la calidad de vida tanto de los habitantes de las ciudades como en las zonas rurales.

El presidente Morales recordó que los servicios básicos son un derecho humano al igual que el acceso al agua potable, porque esta es un sinónimo de vida por lo que garantizó su dotación para toda la población boliviana.