El vicepresidente disertó en la Universidad de Milán-Bicocca, Italia

Jueves 9 de mayo de 2019

(MILÁN-ITALIA).- El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, disertó, esta mañana, en la Universidad de Milán-Bicocca, ubicada en la ciudad de Milán, en Italia, en el marco del desarrollo del curso de posgrado “Perfeccionamiento de teoría crítica de la sociedad”, en la materia “Teorías críticas contemporáneas”, y se refirió respecto a la relación entre marxismo e indianismo, teoría del Estado y la formación del sentido común.

La autoridad nacional explicó que él no tuvo una lectura ortodoxa del marxismo, sino más bien que aprovechó esta teoría para entender las injusticias, las relaciones de dominación y resistencias, y es lo que le ha permitido dialogar con otras corrientes de pensamiento como la del indianismo, también comprender temáticas como la campesina, la construcción de las clases sociales en sociedades agrarias o no capitalistas, además, indicó que él mismo agregó la etnicidad como un elemento más de la construcción de la clases sociales para comprender la sociedad boliviana.

De igual manera, señaló que por mucho tiempo el marxismo y el indianismo se desarrollaron en paralelo y que incluso llegaron a atacarse, pero García Linera logró realizar una relación entre ambas gracias a la aplicación de la etnicidad como un bien acumulable que ayuda a definir la condición social y lleva a estas dos corrientes a una interrelación.

“Mi trabajo en estos años ha sido una especie de indianización del marxismo y una marxistización del indianismo”, complementó el mandatario de Estado.

Asimismo, se refirió a que la forma sindicato se diluyó a partir de los años 80 porque desaparecieron las ciudadelas obreras, surgió el obrero desterritorializado, descentralizado; el obrero ya no es solo obrero podía ser también estudiante, surgió el obrero nómada que trabaja en uno y otro lugar, se modificó la forma de transmisión de conocimientos y se dio una incursión de las mujeres y de la juventud en el mundo laboral, lo que también modificó los tiempos y los discursos.

Pero, como sucedió en Bolivia, emanó una nueva forma de movilización en base a reivindicaciones inicialmente urbanas a las que se unieron otras rurales, surgió el sujeto multitud con capacidad de acción colectiva, y así se llegó a la exigencia de una modificación de la estructura del Estado mediante un gobierno indígena para que desarrollara demandas como la nacionalización de los recursos naturales, entre otras.

Referente a la teoría del Estado, García Linera indicó que actualmente una de sus obsesiones de estudio es por qué el Estado funciona y sus decisiones son acatadas, toleradas y cumplidas; por lo que señaló que desarrolla la teoría de Marx que es la del Estado como comunidad ilusoria, en la que plantea la existencia de una verdad representada en la necesidad de regular cómo se interconectan las personas, como comunidad, y una ilusoria que es construida por otros.

También afirmó que el Estado es materia y, al mismo tiempo, es una máquina de ideas, creencias, de saberes compartidos, de tolerancias morales, de modos de conocernos, incluido, el lenguaje; igualmente, destacó que un Estado moderno universaliza los derechos, bienes, conocimientos y saberes, y para que alcance una estabilidad es necesario contar con el equilibrio de la composición entre monopolio y universalidad.

Finalmente, el vicepresidente se refirió a la formación de sentido común mediante la práctica de los preceptos lógicos, morales, procedimentales e instrumentales que en muchos de los casos cuando no son cumplidos como se “espera en la sociedad”, entonces llaman la atención de los demás.

“Cuando las personas ejecutan, sin pensar, el ajuste de sus capacidades a sus posibilidades reales, entonces la sociedad funciona, hay estabilidad; y qué logra este ajuste de las capacidades a las posibilidades: el sentido común”, agregó.

También indicó que los preceptos lógicos muestran cómo funciona el mundo, ya sea académico, de la legalidad, del trabajo, entre otros; los preceptos instrumentales dejan ver cómo se determinan medios para obtener ciertos fines, como acceder a un título, comprar una casa, un auto y demás; los preceptos procedimentales vienen a conformar el conjunto de acciones encadenadas que permiten recepcionar, entender o actuar en el mundo; y los preceptos morales denotan los modos de juzgar y experimentar emotivamente el mundo, lo que nos ruboriza, lo que nos indigna, lo que rechazamos corporalmente y demás.

El presente curso tiene el objetivo de formar estudiantes e investigadores en el ámbito de las ciencias humanas y sociales, a periodistas, a docentes y otros para realizar profundos análisis de la crisis contemporánea a partir de los saberes interdisciplinarios, para entender desde la teoría de la historia a la economía política, del psicoanálisis a la filosofía, de la antropología a la sociología y de los estudios de género a los estudios poscoloniales.