El vicepresidente lamentó la decisión del expresidente Jaime Paz de declinar su viaje a La Haya

Martes 6 de marzo de 2018

(LA PAZ).- El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, lamentó la decisión asumida por el expresidente Jaime Paz Zamora de declinar su viaje a La Haya, como parte de la delegación que asistirá a la presentación de los alegatos finales en el tema de la demanda marítima, porque, según Paz, el gobierno politiza este tema, esto en un contacto con la prensa, después de la firma de convenio entre el Plan Nacional de Empleo y el BCP.

“Le está dando la espalda a Bolivia y a esta muestra de unidad en torno al mar (…), hubiera sido lindo que el señor Jaime Paz, hubiera aceptado esta invitación, pero si no lo hace, él es el que se queda rezagado ante la historia y el resto del país mira con optimismo hacia adelante”, manifestó el mandatario de Estado, para luego lamentar esta decisión.

En este sentido, la autoridad nacional indicó que nadie ocultó las diferencias políticas que existen entre los miembros de la comisión que viajará hasta La Haya para escuchar y presenciar los alegatos finales en torno a la demanda marítima.

En la ocasión, recordó que Bolivia tiene 30 espacios para ocupar en la sala de la Corte Internacional de Justicia, de los cuales 15 son para el equipo jurídico y 15 para la delegación conformada por las actuales y exautoridades del país, además de representantes de movimientos sociales.

“Los invitados queremos que sean los más representativos de todo el país, podrían haber ido diputados del gobierno, ministros y demás, pero no se trata de eso, se trata de mostrar que hemos llegado acá todos los bolivianos”, expresó a la prensa.

García Linera también acotó que las gestiones que hace actualmente el presidente Evo Morales, en el tema marítimo, se apoyan en las ya realizadas por el expresidente Carlos Mesa y lo que hizo este se apoya en lo realizado por su predecesor y así, hacia atrás, hecho que demuestra que hubo una continuidad histórica.

Por otro lado, el vicepresidente señaló que todos los bolivianos están invitados a participar en el “banderazo” que se desarrollará el sábado 10 de marzo, actividad para la se tienen más de cien kilómetros de confección de la bandera de la reivindicación marítima.

“Es muy emotivo ver a un niño preocupándose por su bandera, es muy lindo ver a un ama de casa o a una comerciante del mercado ahorrar para comprar tela azul, eso emociona. Los bolivianos nacemos con el gen particular: el mar y se nota en este entusiasmo que se ve en la gente y estamos muy agradecidos por ello”, agregó.