El vicepresidente participó en los actos protocolares organizados en conmemoración al 238 aniversario de la gesta libertaria de Oruro

Domingo 10 de febrero de 2019

(ORURO).- Desde muy temprano, esta mañana, se iniciaron los actos protocolares en conmemoración de los 238 años de la revolución del 10 de febrero de 1781, gesta libertaria de Oruro, en los que participó en vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, junto a autoridades departamentales, locales, militares, policiales, representantes de organizaciones sociales, invitados especiales y público en general.

Las actividades comenzaron con la ofrenda floral de parte de las instituciones realizada a los pies del monumento de Sebastián Pagador, el cabecilla de la revuelta llevada a cabo en 1781 contra el yugo español, junto a los hermanos Rodríguez, Nicolás Caro, Antonio Quiroz y muchos otros más, esta se desarrolló en la plaza que lleva el nombre del héroe orureño.

Posteriormente, el vicepresidente se trasladó a la plaza de Armas 10 de Febrero para participar en la iza de la tricolor nacional que estuvo a cargo de su persona, la wiphala a cargo del gobernador del departamento, Víctor Hugo Vásquez, y la bandera departamental a cargo del alcalde municipal de la ciudad de Oruro, Saúl Aguilar, acción que se llevó a cabo al son de las notas del Himno Nacional de Bolivia.

Después, todos los presentes en la plaza principal de la capital del folclore entonaron, con gran fervor, el Himno del Departamento de Oruro.

Luego, las autoridades nacionales, departamentales, locales y demás se trasladaron a otro punto de la plaza 10 de Febrero para ser parte de la ceremonia interreligiosa organizada por las diferentes creencias religiosas que se profesan en el departamento.

Esta ceremonia se inició con una ofrenda a la Pachamama para dar gracias por todos los favores recibidos y para solicitar su bendición en esta nueva gestión, esta fue desarrollada por las y los amautas y en presencia de las autoridades originarias provenientes de las provincias del departamento de Oruro.

Inmediatamente después, se llevó a cabo la ceremonia de gracias organizada por las diferentes iglesias presentes en la celebración de esta gesta libertaria, en esta se pidió la bendición y guía de las autoridades nacionales, departamentales y locales para llevar adelante el desarrollo del departamento con respeto y justicia y se pidió por la unidad de la población.

“Todos debemos esforzarnos para hacer prevalecer la unidad de los orureños y bolivianos, Dios exige la unidad para ser cada vez más fuertes, cuando el pueblo boliviano esté más unido tendrá una vida plena, el buen vivir (…) trabajemos en equipo como un solo cuerpo”, exhortó el obispo de la iglesia evangélica metodista, Antonio Huanca.

Concluida la ceremonia de acción de gracias, el vicepresidente, el gobernador del departamento y el alcalde de la ciudad de Oruro participaron, junto a varios niños, en el apagado de la velas colocadas en una gran torta elaborada por los chefs orureños, para luego degustar de la misma.