García: El proceso de cambio es Evo Morales y las organizaciones sociales garantía de la estabilidad económica y política

Domingo 22 de enero de 2012

(LA PAZ).- El presidente de la Asamblea Legislativa Plurinacional, Álvaro García Linera, aseguró el domingo que el mandatario Evo Morales Ayma es el proceso de cambio y las organizaciones sociales indígenas, campesinas, obreras y populares garantía de la estabilidad económica y política del Estado Plurinacional de Bolivia.

En ocasión de la solemne sesión inaugural de la legislatura 2012 – 2013 e informe – mensaje del Presidente del Estado, El Vicepresidente aseguró que por voluntad del pueblo boliviano en diciembre de 2005, bajo el liderazgo del mandatario Morales, Bolivia inició la revolución democrática y cultural que marcó el diseño de una nueva arquitectura del Estado sobre la base de la Plurinacionalidad, la Autonomía, la Economía Plural y el Antiimperialismo.

En ese marco, precisó que nadie en el país podrá garantizar la estabilidad económica, política y la seguridad del crecimiento económico y su distribución igualitaria si no son los órganos Legislativo, Ejecutivo, los partidos políticos y las organizaciones sociales.

García, explicó que entre el año 2000 y 2005 en el país juraron cinco presidentes en un ambiente de inestabilidad social, movilizaciones que costaron vidas, y que desde el 22 de enero de 2006 al 22 de enero de 2012 se mantiene un mandato de dos años del Estado Plurinacional y cuatro del Estado colonial con un solo Presidente.

El Segundo Mandatario, se preguntó qué es lo que ha sucedido para pasar de un proceso de inestabilidad estructural a uno de estabilidad económica y social. En ese marco, formuló una hipótesis de modificación de la base social y arquitectura institucional del Estado, la modificación de la base económica y del núcleo ideológico cultural de la sociedad.

“Cuando decimos que ha habido una modificación sustancial de la base social del Estado, significa que hay un nuevo bloque de poder, de clase y de naciones, se trata del núcleo organizador del Estado, es el que articula, es el que convoca, el que atrae como imán al resto de los grupos de las clases sociales y se convierte en el liderazgo intelectual y moral de la sociedad boliviana”.

“Ese nuevo bloque de poder, de clase y de naciones lo compone el movimiento indígena campesino, el bloque obrero, los sectores vecinales y las clases medias profesionales. Si es cierto que el último censo que fue realizado hace 11 años los indígenas urbanos y rurales de tierras altas y de tierras bajas que constituyen el 62 por ciento de la población boliviana explica con claridad el 77 por ciento de aprobación de la Constitución Política del Estado y 54 por ciento de la última elección del presidente Evo”.

“Cómo se edifica esta nueva composición de clase y de naciones del Estado, a partir de dos componentes: la composición de los sistemas de mando del Estado en el ámbito del Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial, de los municipios, de las gobernaciones. Cuál es el otro elemento que va a verificar esta nueva composición de clase y de naciones, es el sujeto con capacidad decisional, llaman los politólogos del Estado, no son las embajadas como lo eran antes, no son las empresas extranjeras como lo eran antes”.

“Hoy la política no se hace tanto en los tés, los cafés, los almuerzos o en las cenas protocolares, la política, los lugares decisionales del Estado están concentrados fundamentalmente en la vida orgánica de las organizaciones sociales, indígenas, campesinas, obreras, populares, vecinales, cooperativistas que tiene el país. Tenemos también una nueva arquitectura institucional del Estado, de manera silenciosa el Estado ha ido transformándose en sus mecanismos de funcionamiento, de deliberación, de toma de decisiones y de reconocimiento de derechos”.

“Tenemos tres niveles de Gobierno: nivel nacional general, nivel departamental y nivel municipal con facultades legislativas de elegir a sus autoridades y con la administración del 45 por ciento de los recursos del Tesoro General del Estado”.

“Habrá dificultades, tensiones, por supuesto, la experiencia de los países del mundo muestra que estas nuevas arquitecturas del Estado de tres pisos no se consolidan de la noche a la mañana, hay ejemplos de países que están 30 años con regímenes de autonomía y siguen haciendo ajustes y debates intensos para articular armoniosamente lo nacional, lo departamental y lo municipal”.

“En el ámbito político hay partido políticos, hay agrupaciones ciudadanas, pero los sujetos fundamentales de la política en Bolivia son las organizaciones sociales de carácter popular, es decir el campo político, no se restringe al ámbito de la Asamblea, del Ejecutivo ni del sistema de partidos, es Asamblea, es Ejecutivo, sistema de partidos y sistema de organizaciones sociales, esto arma el conjunto del campo político donde se definen ideas, proyectos, liderazgos”.

“En la nueva arquitectura de nuestro Estado se han articulado formas de democracia representativa porque hemos sido elegidos mediante el voto, democracia comunitaria que es la elección por usos y costumbres por asambleas, deliberación de representantes en el ámbito nacional, departamental y municipal. Tenemos una doble jurisdicción en el ámbito de la justicia, el reconocimiento de la jurisdicción indígena originaria campesina, no existe en el mundo experiencia de ese estilo, hay que avanzar, corregir los defectos, dar un nuevo paso, retroceder un nuevo paso y dar cuatro para adelante porque estamos construyendo cosas muy nuevas en nuestro país”

“También otra experiencia mundial, la elección de funcionarios al máximo ámbito de la justicia boliviana mediante el voto universal, en el caso de Bolivia ha permitido la presencia de mujeres y hombres de origen campesino indígena originario profesionales. Estamos ante el avance de una arquitectura institucional del nuevo equipo con tensiones y con dificultades, pero ahí vamos, y cuando se construye algo nuevo ante una dificultad no se retrocede, se valora, se toma decisiones para corregir la dificultad y seguir avanzando”.

“Esta nueva clase social clasista y nacional del Estado ha permitido la presencia de lo nacional popular en las estructuras estatales, la ampliación de la base del Estado. Es el inicio de la descolonización, hay leyes, hay decretos, pero falta la modificación del alma de las personas, eso es lo más difícil porque cada uno de nosotros hemos sedimentado en la vida desde que nacemos los prejuicios y los comportamientos coloniales, la descolonización no es solamente un tema de discurso o de leyes, es fundamentalmente un tema de transformación interna del alma colectiva de la sociedad. 500 años de colonización han dejado capas tectónicas en nuestra alma, en nuestro cuerpo y en nuestra mente, hay que romper esas capas tectónicas, hemos comenzado a hacerlo en el ámbito institucional y tiene que ir acompañado de la transformación de la mente, los hábitos, los saberes, el comportamiento sociales, pero ahí vamos”.

“Esa nueva arquitectura institucional está permitiendo una real ocupación territorial del Estado, los bolivianos veíamos el mapa de Bolivia, pero el Estado no ocupaba esa geografía, el Estado se concentraba mayormente en ciudades y algunos centros poblados urbanos con carreteras, algunas zonas rurales mineras, eso era el Estado, era un Estado represivo. El Estado entendido de manera integral con derechos, con distribución de la riqueza y como participación hoy va por la geografía de nuestro Estado, no debe haber kilómetro, centímetro, milímetro cuadrado de lo que nos han heredado nuestros próceres que no tenga la presencia del Estado entendida como derechos, como responsabilidades, como participación de la toma de decisiones”.

“Por supuesto que esta arquitectura ha permitido una acción soberana, hoy los bolivianos no consultamos a ningún embajador quién debe ser ministro, hoy no consultamos a ningún organismo internacional para decidir el incremento salarial. Hoy los bolivianos no hacemos recaer la locomotora de la economía en la inversión extranjera o en la buena o mala actitud de algún país externo, estamos vinculados al mundo, pero las decisiones de Bolivia la tomamos los bolivianos, eso es autodeterminación, la capacidad de darnos nuestro propio destino, hoy los bolivianos definimos nuestro propio destino, nuestro horizonte”.

“Ha habido un cambio en la base material de nuestra economía, y es fundamentalmente la nacionalización de la producción estratégica de nuestro país, hidrocarburos, energía eléctrica, parte de la minería, eso le da al Estado recursos que lo han sacado de la mendicidad y que le dan sostenibilidad a sus decisiones autónomas, no tenemos que ir a mendigar al extranjero para definir si se entrega o no se entrega un incremento salarial o si se hace alguna obra. Pedimos colaboración, pero lo hacemos con dignidad porque nuestro país ahora puede vivir de lo que produce, de lo que trabaja, de lo que piensa, hoy el Estado se ha convertido en el conducto de la economía y tiene que ser así y lo será en una sociedad con débil presencia empresarial, con una economía de pequeños productores quién debe asumir el liderazgo, o la gran inversión extranjera que solo sienten sus bolsillos y sus ganancias lo lleva afuera del Estado”.

“Hemos optado por el Estado como el gran conductor de la economía y como el gran distribuidor de la riqueza, hoy Bolivia es mucho más justo, es mucho más igual, y no es la igualación hacia abajo, nos acusaron de que queríamos igualar hacía abajo, no, nuestro objetivo es igualar hacía arriba. Producir más riqueza y subir, producir más riqueza y subir en beneficio de cada uno de los bolivianos, tierra recursos, propiedad, dinero y oportunidades hoy tienden a expandirse y llegar hacía más personas, no hay hoy ni apellido ni casta para acceder a estos recursos, sino la voluntad de trabajar en beneficio de la patria”.

“Tenemos un nuevo núcleo ideológico que tiene cuatro pies, una mesa con cuatro pies: la Plurinacionalidad que es la convivencia entre pueblos y naciones, la Autonomía que es la desconcentración de recursos, de poder y de decisiones en el ámbito territorial y cultural, la Economía Plural que es la coexistencia de Estado, la inversión privada, la economía comunitaria, la pequeña producción agrícola, la pequeña producción empresarial y el Antiimperialismo, hemos nacidos antiimperialistas y moriremos antiimperialistas”.

“Todo esto es el proceso de cambio, nuevo Estado, nueva economía y nueva estructura ideología política. El proceso de cambio cuando uno revisa el debate político en los medios, en las academias, en las asambleas todos reconocen el proceso de cambio, unos dicen que hay que reconducirlo, otros que hay que cambiar la dirección, otros que hay que profundizarlo, pero proceso de cambio en el sentido de nuevo Estado Plurinacional nueva economía y nueva ideología de cultura es un patrimonio social de los bolivianos”.

“Permítanme una reflexión del proceso de cambio, la historia, las ideas y las acciones de millones de personas se concentran en personas y se personifican en individuos, hay quienes quieren separar el proceso de cambio del presidente Evo, se equivocan, el proceso de cambio es una construcción colectiva de millones de personas, pero ese proceso de cambio y esa voluntad de millones de personas se presentan, se condensan en la vida, en el pensamiento, en el liderazgo, en el presidente Evo. El proceso de cambio es Evo Morales y Evo Morales es el proceso de cambio”.

Descargas

Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia

Presidencia de la Asamblea Legislativa Plurinacional

Calle Ayacucho esquina Mercado, Telf. 2142000

La Paz, Bolivia

Diseño gráfico Vicepresidencia / styleshout bajo Licencia Creative Commons Attribution 2.5 License