García Linera exhortó a los nuevos profesionales indígenas a unir, educar y defender la presencia de los pueblos indígenas en el país

Viernes 9 de noviembre de 2018

(LA PAZ).- El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, exhortó a los nuevos profesionales indígenas a unir, educar y defender la presencia de los pueblos indígenas en el país, esto en la graduación de los más de 300 profesionales de las Universidades Indígenas, Comunitarias, Interculturales, Productivas de Bolivia (Unibol), aymara, quechua y guaraní y de pueblos de tierras bajas, desarrollada, esta tarde, en el auditorio de la Casa Grande del Pueblo.

“Donde les toque trabajar o vayan, unan y conciencien al pueblo, hagan sentir el orgullo de ser indígenas, de tener un presidente indígena, de tener una Constitución con nuestros símbolos indígenas, el orgullo de haber indianizado Bolivia; usen su conocimientos en beneficio de la gente, pero eduquen, enseñen, hablen con todos sobre la necesidad de defender la presencia de los pueblos indígenas con derechos y obligaciones”, reflexionó la autoridad nacional.

Asimismo, les recomendó explicar cuál es la ideología del movimiento indígena y cómo este ha cambiado la historia del país junto a las organizaciones sociales y obreras y cómo se debe defender todo eso.

“A los profesores y a los rectores, las universidades indígenas deben ser un faro que alumbren a otras universidades y deben priorizar conocimiento útil, práctico, un conocimiento que rápidamente se traduzca en cosas para la gente”, agregó.

De igual forma, pidió que este conocimiento sea actualizado constantemente, que permita desarrollar nuevos conocimientos, para ampliarse e inventar; además tiene que ser un “conocimiento acentuado en nuestras raíces, en nuestra sabiduría, pero que tiene la capacidad de diálogo con el conocimiento científico del mundo (porque) son indígenas del siglo XXI”, reflexionó.

También les pidió orientar e irradiar la victoria popular indígena que encarna el presidente Evo Morales, “donde vayan, hagan sentir el orgullo de ser indígena que mira con optimismo el siglo XXI, Bolivia se va a seguir construyendo con esfuerzo, con conocimiento, con trabajo de los pueblos indígenas, sin indígenas no hay Bolivia”, enfatizó.

El mandatario de Estado indicó que ser indígena en el siglo XXI es tener apellido, vestir la ropa originaria, el idioma, color de piel, “ser indígena es la experiencia de la discriminación, del maltrato, del abuso, de la explotación; es todo eso junto y la voluntad, la fuerza y la dignidad de ser indígena, de recordar sus raíces, de pelear por sus derechos, de sentirse orgullosos de su tradición, de su tierra y de sus conocimientos”, complementó.

“Bolivia se construye con esfuerzo, con amor, con sacrificio, con cariño, con conocimiento de los pueblos indígenas que conforman nuestra querida patria”, agregó.

Asimismo, recordó que por mucho tiempo se impidió que los indígenas estudien, ocupen altos cargos o ingresen a la plaza Murillo, “se decía que el indígena no estaba preparado, no tenía conocimiento, solo servía para la fuerza de trabajo bruta, pero no para la conducción (…) es útil para que sirva, pero no para ser servido”, añadió.

Pero esa realidad cambió desde que el presidente Evo Morales asumió el mando del país, ya que los indígenas pudieron acceder a altos cargos, entrar a la plaza Murillo, pero siempre se debe tener en cuenta que estas conquistas no fueron fáciles de alcanzar, así como no fue fácil crear universidades indígenas.

“Se los quería marginar del conocimiento, de los espacios de mando, de los espacios de decisión y ha sido la lucha de sus padres, abuelos y de muchas personas que salieron a reivindicar la igualdad de todos (…) hoy recién existe la igualdad de los seres humanos y conservarlo también será difícil”, señaló.

Los graduados, como técnicos medios, licenciados y grados superiores, perteneces a la Unibol quechua “Casimiro Huanca”, la Unibol aymara “Túpac Katari” y a la Unibol guaraní y pueblos de tierras bajas “Apiaguaiki Tüpa”; casas de estudios superiores que tienen la tarea de formar profesionales con vocación de servicio y capacidades técnicas de alto nivel; vinculados a la mejora de la producción desde un enfoque descolonizador, comunitario e intercultural y que se constituyen en referentes regionales y nacionales de formación de profesionales con alto compromiso social, técnico y académico.

En estas universidades se forman en las carreras de ingeniería: agronómica, acuicultura, industria de alimentos, textil; también veterinaria y zootecnia, ecopiscicultura, forestal, del petróleo y del gas natural.