Hoy se puso en marcha la Estación Satelital de Regasificación en Cobija y se inauguraron 1.200 conexiones de gas domiciliario

Martes 4 de diciembre de 2018

(COBIJA-PANDO).- “El presidente Evo ha traído gas a un lugar tan alejado como Cobija”, aseveró, esta tarde, Álvaro García Linera, vicepresidente del Estado, en la puesta en marcha de la Estación Satelital de Regasificación (ESR), ubicada en Villa Busch, carretera a Porvenir, en la ciudad de Cobija y la inauguración del funcionamiento de 1.200 conexiones de gas domiciliario.

“Lo que ven ahí (la ESR) es igualdad, es derecho, es justicia que el gas de los bolivianos llegue a los bolivianos (…) Para los antiguos gobernantes, Pando era el fin del mundo, para nosotros no, para nosotros Pando y Cobija son el corazón de Bolivia, por eso estamos aquí, trayendo este beneficio”, ningún gobierno había hecho un puente o una carretera en Pando, aseveró.

Los trabajos desarrollados para la construcción de la Estación Satelital de Regasificación y la implementación de las conexiones de gas domiciliario demandaron una inversión de 54.238.390 bolivianos; estos consistieron en la construcción de la ESR, dos estaciones distritales de regulación, el tendido de una red primaria de 6.345 metros lineales y una red secundaria con una longitud de 129.820 metros lineales y la realización de 1.200 conexiones domiciliarias que beneficiarán a seis mil personas.

También indicó que se continuará con la instalación de las conexiones de gas domiciliario hasta completar las 11 mil, con una inversión total de 15 millones de dólares para que llegue gas a la casa de los cobijeños, cada una tendrá un costo de hasta 1.200 dólares, lo que sube el precio de cada vivienda.

La autoridad nacional recordó, apoyado en notas de prensa de diferentes periódicos, que mostró a los presentes, los antecedentes, desde 2002, de cómo los gobiernos neoliberales negociaron la venta del gas boliviano a Estados Unidos y a Chile, en las que estuvieron implicados Jorge Tuto Quiroga y otras autoridades de su gobierno.

De la misma manera, García Linera explicó que también se denunció, en 2003, sobre la existencia de un pacto secreto con Chile para la venta de gas a este país, esto cuando era presidente de Bolivia Gonzalo Sánchez de Lozada y su vicepresidente Carlos Mesa.

Igualmente se refirió a cuando la población, en septiembre de 2003, iniciaron las protestas para impedir la venta de gas boliviano a los chilenos, sin que este beneficie antes a los mismos bolivianos y así se registraron, un mes más tarde, los enfrentamientos entre la gente que se organizó en marchas, bloqueo y demás y las fuerzas del orden, 70 personas dieron su vida y más de 500 resultaron heridas.

“La gente salió a las calles, salió a protestar y, pese a eso, los gobernantes habían hecho pactos secretos para llevar nuestro gas, el gas de los pandinos, a Chile, entregarlo a las empresas privadas de Chile y el excedente llevarlo hasta Estados Unidos”, complementó.

Asimismo, explicó que el método que pretendían utilizar en esa época era el de comprimir el gas mediante su congelación a -160 grados, para ser transportado en contenedores criogénicos, para luego descongelarlo y llevarlo a los hogares y empresas de los norteamericanos; método que ahora es utilizado para beneficiar a la gente que vive en los lugares más alejados del país.

“Este método ha costado mucho dinero, pero para qué es el dinero si no es para servir a los bolivianos, no es para que se lo lleven al extranjero, el dinero es para ayudar al humilde, al necesitado, al joven, al profesional, al ama de casa y eso hemos hecho con Evo; pero no importa que cueste mucho, Cobija y Pando va a tener su gas domiciliario”, agregó.