La ALP brindó un voto de confianza al canciller del Estado después de escuchar su informe respecto a la demanda marítima presentada ante la CIJ de La Haya

Jueves 11 de abril de 2019

(LA PAZ).- La Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), en su sexta sesión ordinaria y por más de dos tercios de sus votos, brindó un voto de confianza después de haber escuchado el informe oral brindado por el canciller del Estado, Diego Pary Rodríguez, respecto a la demanda marítima contra Chile presentada ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, en el acto interpelatorio de los asambleístas Betty Yañíquez Lozano, Julio Huaraya Cabrera y Franklin Richard Flores Córdova.

El ministro de Relaciones Exteriores respondió con detalle cada una de las 12 preguntas formuladas por los asambleístas interpelantes y aseguró que la demanda marítima fue impulsada con la participación de todos los actores después de reuniones, conversaciones e intercambios con expresidente del país, excancilleres, políticos y demás quienes reconocieron la seriedad de la misma y todos expresaron su apoyo en un tema que unió absolutamente a todos los bolivianos, mediante declaraciones a diversos medios de comunicación.

Asimismo, Pary indicó que la gestión del presidente Evo Morales, junto a los equipos jurídicos tanto del exterior del país como el nacional, asumió la demanda marítima como una política de Estado, lanzada como una estrategia integral para defender los intereses nacionales para retornar al mar.

Por eso mismo, parte del equipo de trabajo y vocería de la demanda marítima fueron los expresidentes de Bolivia Eduardo Rodríguez Veltzé y Carlos de Mesa Gisbert, entre otras exautoridades, quienes trabajaron conjuntamente al presidente Evo Morales Ayma.

Asimismo, Diego Pary señaló que Bolivia, antes de llegar hasta la Corte Interncaional de Justicia de La Haya, acudió a varias instancias internacionales para demandar el cumplimiento de varias “ofertas” de parte de los gobiernos chilenos para proporcionar al país una salida al océano Pacífico, esto desde que se dio la invasión del Litoral boliviano por las Fuerzas Armadas de Chile.

De igual manera, el canciller detalló los ocho argumentos en los que se basó la demanda marítima, entre ellos, los hechos históricos y los documentos, acuerdos, intercambios de notas y demás entre las autoridades de Bolivia y Chile en las que se hablaba de negociar una salida soberana al mar.

También detalló los varios casos que había resuelto la Corte Internacional de Justicia de La Haya, cuyos protagonistas fueron países que demandaron a otros para exigir su derecho, de igual forma, se basó en la aquiescencia y en el principio de estoppel, en derecho internacional, así como en la Carta de las Naciones Unidas y en varias resoluciones de la Organización de Estados Americanos (OEA), igualmente, en los acuerdos surgidos en virtud de las resoluciones de la OEA y otros.

Diego Pary también relató, cronológicamente, cada uno de los pasos que se dieron desde que Bolivia presentó la demanda marítima contra Chile ante la CIJ, el 24 de abril de 2013, inicialmente con 17 pruebas, igualmente, describió los contenidos de los documentos presentados por el país como respuesta a los de Chile y cómo la CIJ determinó su competencia para tratar el tema, en septiembre de 2015.

Asimismo, el canciller del Estado se refirió al fallo de la corte que si bien no fue favorable plenamente para el país porque no se determinó la obligatoriedad de Chile para negociar con Bolivia una salida soberana al mar, deja claro, que este es un tema de interés mutuo y que con la voluntad de ambos países es posible realizar negociaciones significativas.

“El reclamo histórico por un acceso soberano al mar no ha sufrido alteración ni perjuicio de ninguna naturaleza (…) el resultado de este proceso (en la CIJ) fue única y exclusivamente la desestimación del carácter vinculante que Bolivia atribuía a estas gestiones (ofertas de autoridades chilenas para que tenga una salida al Pacífico)”, complementó.

Además, indicó que nada del fallo de la Corte Internacional de Justicia hace inferir que se haya clausurado la posibilidad de reanudar el diálogo o las negociaciones entre Bolivia y Chile respecto a un tema tan importante como el enclaustramiento de Bolivia.

“El tema de la demanda marítima boliviana está plenamente vigente y persiste como un hecho pendiente de solución entre Bolivia y Chile”, pues la misma CIJ dice, en su sentencia final, que Bolivia y Chile tienen “una larga historia de diálogos, intercambios y negociaciones destinadas a identificar una solución adecuada al enclaustramiento de Bolivia, derivada de la Guerra del Pacífico y del Tratado de 1904”.