El gobierno condecoró con la máxima distinción a Enrique García expresidente de la CAF por su aporte en la economía de la Comunidad Andina

Martes 9 de mayo de 2017

(LA PAZ).- El presidente del Estado, Evo Morales Ayma, junto al vicepresidente, Álvaro García Linera, este martes, entregó la medalla Mariscal de Santa Cruz Calahuma, en el grado de Gran Collar, al expresidente de la Corporación Andina de Fomento (CAF), Luis Enrique García Rodríguez, como reconocimiento a su aporte en la economía de los países que conforman la Comunidad Andina.

“Decidimos hacer este reconocimiento no solamente por su compromiso con Bolivia o garantizado muchas inversiones tanto en Bolivia como también en la patria grande, sino sobre todo para demostrar nuestro reconocimiento porque estando en la CAF, levantó en alto el nombre de Bolivia e hizo crecer económicamente la región de la Comunidad Andina”, dijo el presidente Morales al imponer la medalla.

De igual manera, ponderó que García Rodríguez sea un ejemplo para las nuevas generaciones, esto por su compromiso, esfuerzo, sacrificio y aporte brindados a la CAF, desde donde alcanzó que se desarrollara una gran confianza en la región.

“Este es un reconocimiento de un pueblo con profundo agradecimiento a un hermano como lo es Enrique García quien es un boliviano que prestó servicio al pueblo”, remarcó el mandatario de Estado al agradecer las recomendaciones que este le dio.

Por su parte, Luis Enrique García agradeció a las autoridades del gobierno nacional por este reconocimiento y manifestó estar contento de haber retornado al país.

Asimismo, indicó estar satisfecho de que una institución que fue pequeña en su momento, se haya transformado en la más importante de Latino América con “la característica de ser el único organismo financiero multilateral a nivel global y que es propiedad de países en desarrollo”, como lo es la CAF.

Además, García dijo que en los 25 años que presidió la Corporación Andina de Fomento, esta institución permitió la estabilidad económica, la inclusión social y el equilibrio medioambiental y fundamentalmente la integración de los países de América Latina y el desarrollo sostenible. Pero también ponderó el apoyo de cada uno de las instituciones de los países.

Finalmente, se comprometió a seguir con su trabajo tanto por la economía nacional al igual que por la de América Latina.