El vicepresidente presentó la “Ley del Cine y arte audiovisual boliviano”

Jueves 20 de diciembre de 2018

(LA PAZ).- La noche de este jueves, en el hall de la Casa Grande del Pueblo, el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, presentó la Ley 1134 del “Cine y arte audiovisual boliviano”, recientemente promulgada por el presidente Evo Morales Ayma, oportunidad en la que afirmó que el gobierno siempre respetará los fondos que se recauden mediante las disposiciones que emanan de esta norma.

“Úsenlo como vean conveniente, nosotros no somos nadie, no tenemos ni la experiencia ni el conocimiento para orientarles en lo que deben hacer en la producción cinematográfica y audiovisual, solo anunciarles que no será el único aporte del Estado a esta actividad, queremos crear otros fondos para que permitan el desarrollo diverso y plural como es la sociedad boliviana y del mundo para el desarrollo del cine y la producción audiovisual”, aseveró la autoridad nacional.

El mandatario de Estado señaló que se conformará un fondo de fomento al cine y al arte audiovisual para recaudar dinero con la imposición de un impuesto para los cines, los aportes del Tesoro General de la Nación y donaciones que permitirán contar con un monto de dinero para fomentar esa actividad y este será administrado por un directorio conformado por tres miembros del Ejecutivo, dos miembros de los productores y un director que será elegido por el presidente Evo Morales de una terna determinada por los mismos cineastas.

“Nuestra intención no es direccionar el uso de ese fondo, somos plurales, hagan lo que vean conveniente, háganlo bien y administren bien ese dinero y a medida que ese fondo se vaya consolidando, vamos a ir aumentando más recursos para el mismo. El cine ha sido abandonado por mucho tiempo y ya es tiempo de que tenga el reconocimiento que debe tener”, enfatizó.

Esta norma también establece políticas, instrumentos y mecanismos de acción que contribuirán al fomento, desarrollo, protección y promoción de las actividades cinematográficas y al arte audiovisual nacional, en sus diversas formas de producción, distribución y consumo.

Igualmente, se creará la Agencia del desarrollo del cine y audiovisuales bolivianos (Adecine), que tiene como fin la investigación, formación, desarrollo, producción y postproducción, distribución y exhibición del material cinematográfico y audiovisual.

La autoridad nacional destacó que el 99 % del contenido de la Ley 1134 haya sido aporte de los mismos cineastas, “de las mujeres y los hombres involucrados en la producción cinematográfica y audiovisual”, agregó.

De acuerdo a la normativa, también se declara el 21 de marzo de cada año como el “Día del cine y audiovisuales bolivianos”, fecha en que las salas de cine y los canales de televisión públicos y privados deberán incluir en su programación producciones cinematográficas nacionales.

Por otro lado, el vicepresidente afirmó que la existencia de la Cinemateca está garantizada al haber sido una iniciativa de la sociedad civil, y solo queda que se maneje con la administración y la reglamentación de quienes están a la cabeza de la misma.

De igual manera, indicó que las deudas adquiridas por los directores para la producción de cine quedaron saldadas y “el Estado queda como custodio de la actividad creadora, de la actividad cinematográfica de las personas que utilizaron esos recursos”, complementó.

El vicepresidente también explicó que esta Ley 1134 presenta varias medidas para fomentar el cine y el arte audiovisual boliviano, cuotas de pantalla, porcentaje de producción cinematográfico y audiovisual nacional que debe ser exhibido en las salas comerciales de cine en relación a la producción extranjera, incorporación a este régimen a las coproducciones con participación boliviana y a la producción extranjera.

“La televisión abierta debe establecer espacios de su programación para la difusión y exhibición de obras cinematográficas bolivianas, fomento a la coproducción” para fomentar este arte que queda en la memoria de las personas porque expresa lo que se es como sociedad, complementó.

Por su parte, el cineasta Jorge Sanjinés, quien recibió esta norma de manos de la autoridad nacional, señaló que esta es una ley que la necesitaban tanto los cineastas como la sociedad en su conjunto, porque indicó que “el arte tiene el misterioso oficio de llegar a las verdades a las que no llega la lógica de la ciencia porque escudriña en la profundidad de los espíritus de los pueblos sea rescatando memorias escondidas u olvidadas, sacando a la luz lo ocultado, revelando la grandeza de nuestra cultura originaria o enfrentando a los tiranos y fascistas”, aseveró.

De la misma manera, Sanjinés afirmó que la promulgación de esta ley permitirá al país contar con un nuevo cine boliviano que cumpla con la tarea de afirmar la identidad cultural y continuar en el engrandecimiento del nombre de Bolivia en el exterior. También destacó que haya sido consensuada con los cineastas quienes dieron a conocer sus limitaciones y mayores problemas en el momento de hacer una película o cualquier tipo de producción audiovisual.