García Linera: “Las redes sociales son una herramienta que está cambiando la forma de comunicar, de interactuar y de hacer política”

Martes 4 de diciembre de 2018

(LA PAZ).- El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, afirmó, esta noche, que las redes sociales se han convertido en una herramienta que está cambiando la forma de comunicar, de interactuar y de hacer política , esto en el seminario “Comunicación y revolución en Redes Sociales”, el cual se desarrolló en el auditorio del Banco Central de Bolivia, con las disertaciones de Mario Riorda y Ángel Beccassino, evento que se transmitió también, en pantalla gigante, en el hall de la Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia.

“Las redes sociales son una nueva herramienta que está cambiando la forma de comunicar, la forma de interactuar y la forma de hacer política; es un nuevo soporte técnico de la comunicación y, por lo tanto, de la acción política”, aseveró la autoridad nacional al comentar sobre las ideas vertidas por Riorda y Beccassino respecto a las redes sociales.

Asimismo, indicó que este soporte es cada vez más expansivo, incluso en sociedades como la boliviana en la que existen estructuras sindicales o corporativas muy fuertes, pero que en la actualidad un 30 % de bolivianos ha roto su vínculo sindical y corporativo, “es la nueva clase media emergente que son hijos de obreros que han logrado la satisfacción de un mínimo de condiciones de vida, servicios básicos, un empleo y acceso a recursos, se han des-sindicalizado, se han desagregado; pero este sector ha encontrado en las redes sociales una nueva forma de comunidad, una especie de sindicalismo virtual”, complementó.

“Esto es algo muy importante para tomarlo en cuenta en Bolivia, es un porcentaje elevado de la población que ahora se mueve a partir de las redes e influyen sobre sus padres. Esta es una coexistencia de dos formas de asociatividad, la territorial y la virtual”, agregó.

De igual manera, se refirió a que la aparición de las redes sociales hizo que se incremente destacadamente la cantidad de los escritores y los lectores, pero esto no significa que exista una democratización, más bien se dan procesos de concentración y jerarquización en las redes sociales y esto se refleja, por ejemplo, en el uso de los algoritmos por las grandes empresas que captan los datos proporcionados por las personas al marcar sus preferencias y selecciones y esto también sucede en la política.

“Lo que están haciendo las redes sociales es gatillar predisposiciones, prejuicios que están contenidos en las personas, la eficacia de un buen meme, de un mensaje político o de campaña depende de la capacidad de gatillar apetencias, prejuicios e inclinaciones que estaban contenidas en las personas, las redes pueden construir un tipo de opinión adversa en la capacidad de obrar en marcos interpretativos que están depositados previamente en el individuo; es decir que pueden sobre excitar prejuicios ya presentes en la sociedad”, añadió.

Por otro lado, destacó la importancia del WathsApp como la conformación de los círculos de confianza y cómo la receptividad de un mensaje se convierte en verdad, “esta articulación entre aprovechar la confianza, elogiar o acentuar los prejuicios y utilizar mentiras se convierte en una herramienta terrible que puede generar un conjunto de modificaciones en los comportamientos sociales y políticos de las personas nunca antes visto”, agregó.

También indicó que se “devalúa al adversario, evaluando lo que se hizo antes; construyes adhesiones y legitimidades fuertes en la medida en que articules horizontes creíbles y visibilizas cosas que faltan hacia adelante”, explicó.

García Linera resaltó el papel importante de las emociones que pueden ser universales ya que unifican y permiten la interacción entre toda una colectividad grande y las emociones segmentadas fruto de los momentos de estabilización y del repliegue corporativo o tribal y que se requiere de otro tipo de estructura política para poderlas administrar.

Igualmente, el vicepresidente se refirió a la clase social desconectada de la memoria que es la comprendida entre los 15 y 35 años de edad, es otra clase social con sus propios símbolos, lenguaje, herramientas comunicacionales y la forma del sindicalismo virtual la coloca de forma diferente a la sociedad, pero en Bolivia mantiene sus lazos de parentesco y se presenta como un gran reto el poder vincularse con este sector.

“Las redes sociales, para mantener el nivel de atención emotivo, van a tender a gatillar, sobre valuar y adular los prejuicios y eso es lo preocupante para la democracia continental, hay descontento, frustración, un desgaste”, ahora explotarán los prejuicios y cuánto del uso de los mismos irá en desmedro de la democracia de un país es el reto que se tiene que enfrentar actualmente, enfatizó.