García Linera: en 2019, el pueblo no le va a dar la espalda a Bolivia, ni al pobre, ni al campesino, ni al trabajador, ni al profesional ni al estudiante

Sábado 29 de diciembre de 2018

(VILLA TUNARI-COCHABAMBA).- Este mediodía, en su participación en el Ampliado de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, desarrollado en Villa Tunari para evaluar la gestión de gobierno, el vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, junto al presidente, Evo Morales Ayma, afirmó que en 2019, el pueblo no le dará la espalda a Bolivia, ni al pobre, ni al humilde, ni al campesino, ni al trabajador, ni al joven ni al profesional en las elecciones generales a desarrollarse en octubre próximo.

“Yo estoy seguro de que en 2019, el pueblo no le va a dar la espalda a Bolivia, al pobre, al humilde, al campesino, trabajador, al joven ni al profesional; el pueblo va a decir nuevamente: ‘Evo, sigamos levantando Bolivia’, falta mucho por hacer, tenemos que completar la gran obra de engrandecimiento de Bolivia y con el voto les diremos a los vende patrias: ‘Bolivia se respeta, Bolivia es del pueblo y el pueblo seguirá caminando con Evo para levantar nuestra patria”, aseveró el mandatario de Estado.

Asimismo, indicó que ante las elecciones generales de 2019 solo quedan dos alternativas ante el voto de la población y que dependerá de cuál se tome para determinar el futuro del país y de toda la sociedad.

“Habrán dos caminos, uno ancho y otro angosto, en octubre se va a decidir si el pueblo, la gente trabajadora, el campesino, el estudiante, el profesional continúa teniendo buen empleo, continúa produciendo, continúa mejorando su salario, avanzando con más riego, con más carreteras, con más colegios o si esto se cierra”, reflexionó.

Además, agregó que el camino angosto significa el retroceso económica, política y socialmente ya que se corre el riesgo de que se cierren fábricas o las privaticen, al igual que la educación, que los recursos naturales sean entregados a manos extranjeras, que ya no haya inversión en los barrios ni en las comunidades y que el dinero ya no beneficie a los mismos bolivianos, sino “se vaya al extranjero”.

“O seguimos con Bolivia, con la gente humilde, con la gente trabajadora, con la juventud o regresamos a un pasado en el que no había pueblo, no había juventud, ni igualdad ni justicia; un pasado en el que cinco familias se robaban el dinero del país para llevárselo al extranjero”, reflexionó.

Posteriormente, recomendó a los presentes llevar el conocimiento y experiencia de la construcción del país hacia la juventud, especialmente, y a diferentes lugares del país para mostrar la fuerza, unidad y coraje que el pueblo tiene para defender sus logros.

“Hablemos con los jóvenes (…) hay que contarles, con cariño, cómo era el país”, de los dos caminos que tienen frente a ellos, pero se les debe recordar que “Bolivia tiene el destino de ser un país poderoso y respetado en todo el mundo”, enfatizó.

La autoridad nacional también agradeció por las reflexiones que emanan de este tipo de encuentros ya que sirven para mejorar el accionar de las autoridades y que tanto su persona como el presidente Evo Morales, los ministros y demás están para oírles y aprender de su debate.