Presidente en ejercicio: La nueva Bolivia que debemos construir es la de la igualdad y el respeto hacia las mujeres

Jueves 11 de julio de 2019

(EL ALTO-LA PAZ).- El presidente del Estado en ejercicio, Álvaro García Linera, exhortó, esta mañana, a la población, en un acto de inauguración de redes de gas domiciliario en la ciudad de El Alto, a que se construya la nueva Bolivia con igualdad y respeto hacia las mujeres, esto ante el alarmante incremento de casos de feminicidios, 70 registrados en lo que va del año, y los hechos de violencia contra las mujeres protagonizados principalmente por sus parejas.

“En la nueva Bolivia somos iguales (…) varón y mujer tenemos los mismos derechos, la nueva Bolivia que tenemos que construir, juntos e iguales en modernidad (…). Estoy amargado y horrorizado por las 70 muertes en seis meses de mamás, de enamoradas, protagonizadas por sus parejas; estoy horrorizado por las violaciones que se dan cada día de quien está en la familia; algunos varones no están engranando con la realidad”, reflexionó la autoridad nacional.

Y agregó que la mentalidad de los varones debe cambiar, “los varones tenemos que saber aceptar que nuestra esposa, que nuestra enamorada, tiene derecho a su libertad, a decidir, a ser mejor que uno, ganar más dinero, poder salir con sus amigas; el esposo no es propietario de la esposa, nadie es propietario de otra persona”, complementó y agregó que si no se está de acuerdo con ello no se recurre a la violencia, sino a separarse.

La autoridad nacional señaló que las mujeres jóvenes y profesionales representan a la nueva Bolivia, “una Bolivia que, en primer lugar, da oportunidad a la juventud (…) y a las mujeres”, dijo, para luego destacar que antes era impensable que una mujer de 30 años sea ministra o profesional, pues solamente eran los varones los que sobresalían, pero, con el Proceso de Cambio esa realidad ahora es diferente tanto para la juventud como para las mujeres.

Sin embargo, esta amplitud en el desarrollo de las actividades de las mujeres, forma de actuar, conquista de derechos políticos, mejores opciones laborales y de ingresos económicos, “es una revolución económica, revolución política de derechos de las mujeres, revolución política y social de derechos de los pueblos indígenas, revolución política de derechos y de empoderamiento de la juventud, revolución económica de crecimiento expansivo”, es decir que se tienen mejores condiciones de vida.

“Este cambio no está siendo bien entendida por el varón conservador, tradicionalista, que fue educado con la mente de que la mujer es un objeto a controlar, mandar, y la sociedad es otra; la mente de varios varones está en el siglo XIX, pero la realidad, para muchas mujeres, es el siglo XXI y se presenta un choque cultural y se da la violencia”, explicó.

De igual forma, recomendó a las familias educar a las niñas y a los niños con ese sentido de igualdad, que no haya separación de actividades por género, “estos son otros tiempos diferentes, no tiene que haber violencia, no es la forma de hacernos obedecer o de orientar, se acabó eso, es tiempo de celulares, de internet, del litio, de satélites, de industria, tiempo del progreso, tiempo de la modernidad”, enfatizó.