Vicepresidente advierte que ONGs forman partido político valiéndose de dirigentes indígenas

Sábado 10 de septiembre de 2011

(LA PAZ).- El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, advirtió el sábado que Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) se aprovechan de dirigentes de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB) y del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) para formar un partido político.

En conferencia de prensa realizada en el hall de la Cámara de Diputados, el Segundo Mandatario debeló que hay una cúpula dirigencial que tiene un proyecto político partidario patrocinado por ONGs a espaldas de sus bases que demandan preocupaciones legítimas.

“En el fondo estamos asistiendo a través de este grupo de dirigentes a la conformación de un partido político de ONGs. (…) Yo confío que esas ONGs que quieren armar su partido político serán derrotadas por las propias organizaciones que se están sacudiendo de ese tutelaje, de ese vil tutelaje que durante años y años tuvieron algunas ONG sobre algunas organizaciones”, manifestó el también Presidente de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

En ese marco, informó que éste sábado el ministro de la Presidencia, Carlos Romero, y de Obras Públicas, Walter Delgadillo, se reunieron con indígenas de base del Parque Isiboro Sécure, con quienes se fijó plazo para un nuevo encuentro que permita concretar soluciones a sus demandas.

Asimismo, reiteró su preocupación por la intransigencia de algunos dirigentes que ya tienen un proyecto político partidario financiado por las Organizaciones No Gubernamentales.

“Cuando llegamos al Gobierno, el 2006, encontramos el Ejecutivo loteado por embajadas y fundaciones, había una Embajada que se encargaba de financiar el funcionamiento y el trabajo de uno o dos ministerios, otra Embajada que era propietaria de otros dos o tres ministerios, así hemos encontrado Bolivia. No se podía mover nada si no había autorización, o de embajadas que financiaban los ministerios o de algunas ONGs, eso cortamos, con la nacionalización de los hidrocarburos, el Estado recuperó soberanía y recursos para pagar a sus propios funcionarios e implementar procesos de inversión”, precisó.

“Residuo de ese loteamiento es que algunas ONGs se creen propietarias de algunas organizaciones sociales, ciertas ONGs dicen: ah, tal organización es mía, porque financian viajes, financian a dirigentes, financian movilidades, financian sus instalaciones, financian sus marchas. Y eso también en base a la consciencia revolucionaria de las mismas organizaciones hemos ido desmontando; y ahora es el último reducto, y por lo tanto esa actitud tan radical, tan desesperada y exasperada de algunas ONGs, las últimas ONGs que quedan, que se sienten propietarias de las organizaciones”, señaló.

“Bolivia estaba loteada entre embajadas y ONG que controlaban ministerios y algunas organizaciones sociales, hemos acabado el primer loteamiento, ahora no hay ministerios a cargo de embajadas y poco a poco el pueblo boliviano y las propias organizaciones se están deshaciendo de ese tutelaje de algunas ONGs, esta es la última pulseta y coletazo venenoso, desesperado de ese grupo de ONGs que se sienten propietarias de la palabra de la organización y de la movilización de algunas organizaciones, pero eso se está derrumbando por las propias organizaciones”, aseguró el vicepresidente, Álvaro García Linera.