Vicepresidente: la principal batalla de la sociedad boliviana, en 2019, debe ser la de erradicar la violencia contra las mujeres, niñas y niños

Viernes 21 de diciembre de 2018

(LA PAZ).- El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, afirmó, esta mañana, que la batalla de la sociedad boliviana, en 2019, debe ser la de erradicar la violencia contra las mujeres, niñas y niños, esto en el desayuno que compartió con los periodistas del área política, junto a su esposa, Claudia Fernández, y a su pequeña hija, Alba, en la vicepresidencia.

“Pedir para el año que viene que sigamos combatiendo y podamos erradicar la terrible violencia que hay contra las personas, contra las mujeres, contra las niñas y los niños; esta es una batalla que tiene que convertirse en la principal batalla de la sociedad boliviana, erradicar esa violencia, ese abuso, ese maltrato”, aseveró el vicepresidente conmovido por la cantidad de feminicidios, las violaciones a niñas, el maltrato a menores de edad y a mujeres y demás hechos de violencia que se registraron en este 2018.

El mandatario de Estado señaló que como país se tiene una economía estable, pero no pasa lo mismo en las relaciones familiares, “la violencia intrafamiliar es algo que debe ser combatido con firmeza por todos nosotros, es un tema de responsabilidad de las autoridades, pero fundamentalmente, es un tema de responsabilidad de las familias”, agregó.

“El año 2019 debería ser una año de esfuerzo mancomunado de la sociedad boliviana para combatir esta lacra, se tiene una ley, ya tenemos instituciones, están funcionando, pero lo que está faltando es tener un cambio en nosotros y esta, creo, es la gran tarea, es la normatividad interna, el sentido común de las personas; ese es un tema que tiene que ser una revolución de la familia, una transformación de la familia”, aseguró.

El mandatario de Estado lamentó que los bolivianos se desarrollen en una sociedad violenta y permisiva y aseveró que esta realidad se debe modificar con actitudes, que deben ser inculcadas desde que nacen los bebés, porque se debe combatir esta violencia cobarde, infame y criminal que en la mayoría de las veces son protagonizadas por el entorno más cercano de familiares y/o amigos de las víctimas.

“Tenemos una economía del siglo XXI y la mentalidad familiar del siglo XVIII y esa es la principal deuda que tiene Bolivia, ese es el gran déficit de los bolivianos, tecnología del siglo XXI, economía del siglo XXI y mentalidad familiar del siglo XVIII, coloquemos la mentalidad familiar en el siglo XXI que significa igualdad, tolerancia, pluralismo y demás”, exhortó.

Por otro lado, llamó a la reflexión a la población completa para no callar ante cualquier hecho de violencia, por más mínimo que este sea, hacia las mujeres, niñas y niños; y también recomendó que se evite ser permisivos ante el maltrato, ahora existen las instancias para realizar las denuncias y luchar contra este flagelo de la sociedad.